Idioma

martes, 30 de julio de 2013

CAPITULO 42

Holaaaaaa!!! Wowww cuantos comentariooos!!! Que contenta me pone eso :):) Este cap es un poco laliter bahh a mi me encanto!!  Hoy tambien es un capitulo largo y luego mas tarde puede que suba otro!! Besoss

—¡Diablos, Peter! —Rugió enojado.—¡Estoy cansado de tus problemas! ¡Ya no daré la cara por ti! ¡Fíjate como sales o púdrete ahí si quieres!


—Está bien, gracias —dije y colgué. El sargento me miró, espero a que le dijera algo —Creo que vamos a ser muy buenos amigos sargento —le dije y sonreí.



Él negó divertido con la cabeza.

—Llévenselo a una celda individual, está demasiado joven como para meterlo con los grandes.

—Gracias sargento, es usted muy considerado.

—No me subestimes jovencito —me aclaró —Ahora llévenselo.

  Me empujaron un poco hasta tirarme dentro de una celda que contenía una cama, y a un costado un baño.

  Miré a mi alrededor y maldije por lo bajo. Otra vez caí en este agujero, y esta vez necesitaba de un milagro para poder salir de aquí. Me senté en la cama y trate de calmarme, poniéndome como loco no voy a lograr nada.

  Las horas comenzaron a pasar, y se me hacían interminables. Me puse a pensar cuantos años eras lo que podía llegar a pasar en un lugar como este, y juro que llegué a desesperarme.

—Lanzani, tienes vistas —me dijeron. Levanté la cabeza y vi como mis dos amigos se acercaban.

—¿Qué hiciste Peter? —preguntó Nicolás.

—Tenía que hacerlo —le dije.

—Pero ¿Acaso no te pusiste a pensar en las consecuencias?—dijo Gastón. Los miré.

—¡No, maldita sea! —rugí, y me puse de pie —¡Ese maldito infeliz me buscó, y me encontró!

—Ese no es el problema ahora Peter —me dijo Nico —El problema ahora es que tendrás un juicio y una sentencia. Martínez, puede hundirte.

—Pues que lo haga, no me interesa…

—Ambos sabemos que si te importa Peter —dijo el pelado.

—Sí, tienes razón —dije soltando un suspiro.

—Nosotros haremos todo lo que podamos, no estás solo en esto. Debo decirte que tú prima esta como loca buscando un buen abogado. La condenada de verdad te quiere —me contó Gas.

—Mi rubia prima, y yo que quería devolverla por donde vino —dije nostálgico

—Y otra que está que trepa las paredes es… Lali.

— ¿Lali? —pregunté.

—Si —asintió Gastón —Le dijeron que habías golpeado a Martínez, que él estaba en el hospital y tú que estabas preso, y lo primero que hizo fue preguntar por ti.

—Condenada… —musité.

  Era por ella que yo estaba aquí adentro, pero juro que no estaba arrepentido. Y juro que todas las cosas que le dije a Martínez, fueron cosas que me salieron del alma. Cosas que deseo, cosas que imagino. Lali Esposito está metida en mi cabeza de una forma que no puedo describir.

  La noche se me pasó lenta en aquel lugar. No pude dormir pensando en todo lo que podía pasar si no salía de aquí. De verdad tuve que haberme controlado… pero él, él me saco de quicio. Además, ¿Cómo logró saber todo eso? Alguien estuvo hablándole a aquel infeliz de mi vida. Al día siguiente los guardias me dieron de desayunar y me dieron la noticia de que tenía una visita.

Vi como ella entraba con cuidado y con algo de asco miraba a su alrededor.

— ¿María? ¿Qué haces aquí? —le pregunté. Ella se acercó más a la celda.

—No sabes lo preocupada que he estado por ti —me dijo ella.

—No hacía falta que vinieras María —dije mientras me ponía de pie.

—A pesar de que quieras darme celos con la odiosa de Esposito, yo estoy aquí… Y hablando de ella, ¿Dónde está? ¿No era que tenían algo?

—Sí, si lo tienen teñida —escuché la voz de Rochi. Ambos nos giramos a verla, no estaba solo. Lali venía a su lado —Vamos Mery, ellos tienen que hablar de sus cosas… o hacer cosas ¿me entiendes verdad?

—No vas a pedirme que me vaya por ella, ¿verdad?—me preguntó la rubia.

Miré a Lali y luego a Rochi. Volví mi vista a María.

—Va a ser mejor que te vayas María, este no es lugar para ti —le dije lo más amable que pude.

—Eres un mal agradecido —me dijo indignada y comenzó a caminar.

—Sí, si lo es —le dijo Rochi mientras caminaba detrás de ella.

Fijé mi vista en Lali. Ella solo se acercó un poco más.

—Solo vine a decirte que ya tenemos la forma de sacarte de aquí —me habló distante.

—¿Estás segura? ¿O también viniste a la visita higiénica? Ya me toca…

—Ni siquiera cuando estas a punto de terminar preso por unos cuantos años dejas de ser imbécil, ¿verdad?

—Se que te preocupaste más por mí, que por Martínez —le dije serio.

—No vine a hacer sociales contigo —sentenció. Al parecer de verdad estaba enojada —Para eso tienes a otras… solo vine para decirte que esta tarde será tu juicio y declararé a tu favor. 

Lo único que tienes que hacer es guardar silencio y confirmar todo lo que yo digo.

Comenzó a caminar, entonces me acerqué más a los barrotes.

— ¿Por qué lo haces? —le pregunté. Se giró a verme.

—Por tu prima —me respondió.

— ¿Estás completamente segura de eso? —le dije. Me miró—Por favor, acércate —le pedí. Me miró con duda y se acercó. Con cuidado tomé sus manos. Ella miró la unión de nuestras y luego volvió la vista a mí—Muchas gracias.

— ¿Por qué? —me preguntó.

—Por querer ayudarme —respondí —Aunque sea por mi prima.

—Yo se lo mucho que ella te quiere —dijo sin mirarme a los ojos.

Entonces con cuidado solté sus manos para tomar su rostro. Me miró sorprendida.

—¿Qué haces? —preguntó nerviosa.

—Shh —le dije y despacio la acerqué más al pequeño espacio que había entre los barrotes. Acaricié su mejilla —Déjame besarte —le rogué en un susurro.

—No —negó efusivamente mientras ponía las manos sobre las mías e intentaba alejarse.

—Por favor Lali, déjame hacerlo, te lo estoy rogando. Además es mi manera de pagarte lo que estás haciendo por mí —dije mientras mi mirada estaba clavaba en sus ojos.

—Yo no quiero nada de ti —aseguró.

—Lali, ¿Por qué me haces esto?

—Yo no te hago nada Lanzani, tú eres el que hace mal las cosas —dijo.

—Por favor, déjame hacerlo. Lo necesito —le pedí. Ella volvió a negar pero no se alejó, sus manos apretaron un poco más mías que estaban sujetando su bello rostro —Cierra los ojos...

—No… tú cierra los ojos —dijo ella.

—Siempre lo hago cuando te beso —le confesé.

  Sonreí levemente, para luego acercarme más al tiempo que mis ojos se cerraban. No iba a ser violento, ni pasional en este beso... quería ser ¿tierno? Rocé sus suaves labios con cuidado, separándolos un poco.

—Creo que ayer fuiste muy claro cuando me dijiste que yo te hacía más mal que bien. Bueno, lo entendí, me quedó claro. Yo quise establecer una relación amistosa, pero al parecer eso no cuadra contigo. Y bueno así lo quieres así será —se alejó de mi agarre. La miré algo sorprendido—Tú ahí y yo aquí…

—Lali…

—Ya me cansé de intentarlo Peter, eres… tan cínico, no lo comprendes. Yo no soy como María Del Cerro, y además pienso que acostarse con alguien que apenas conoces es… aborrecible.

— ¿Y si me conocieras más? —le pregunté.

—Tampoco —me dijo.

Suspiré levemente.

—Entonces, ¿así son las cosas? —dije.

— ¿Qué te parece si lo discutimos cuando salgas?—preguntó.

— ¿Por qué no ahora?

—Porque no se me da la gana, y no puedes hacer nada al respecto. Estas encerrado.

Me guiñó un ojo y comenzó a caminar para alejarse.

—LOCO ¿SABES? QUIERES VOLVERME LOCO —le grité bien fuerte para que me escuchara.

Suspiré y me acosté en aquella pequeña cama. Escuché que alguien corría hacia mi celda. 

Levanté la cabeza y la miré.

—Lo siento, se me olvidó —dijo. Una caja cayó sobre mi cuerpo. La tomé y eran cigarrillos. Volví mi vista a ella. Sonrió levemente—Solo fuma, si ya has desayunado… Ahora sí, adiós —se despidió y se fue.

Me senté en la cama y miré la caja entre mis manos.

  No la comprendo, ¡Me es imposible! Si ella solo fuera un poco más clara conmigo, yo no estaría tan confundido.

  Las horas comenzaron a pasar, hasta que uno de los guardias entró y me dio un traje que me había mandado mi prima.

  Faltaba media hora para que el juicio comenzara. Me cambie y me senté a esperar a que vinieran por mí.

—Vamos Lanzani, ya es hora —me habló el sargento.

Me puse de pie y abrieron la celda.

— ¿Cree que salga sargento? —le pregunté.

Él sonrió por lo bajo y me hizo caminar un poco para entrar a una oficina.

—Pues la veo un poco difícil hijo, pero no imposible.

—Cualquier cosa, si llego a quedarme… le aseguró que vamos a llevarnos bien —dije algo divertido.

—Ya lo creo Lanzani, ya lo creo —palmeó mi hombro.

  Me pusieron las esposas, como si fuera un criminal de primera clase. Este país siempre está al revés, los verdaderos maleantes andan sueltos, mientras que la gente honesta y buena se pudre dentro de esas cárceles.

  De verdad deseo con todo mi corazón salir de esto, y juro que voy a comportarme. Juro que no volveré a ser impulsivo.

  Comenzaron a caminar conmigo y más rápido de lo que pensé llegamos al juzgado. Una puerta de madera se abrió y me empujaron levemente para que entrara.

Todo el mundo se puso de pie, ya que el juez a cargo de la causa entraba por la otra puerta. 

  Divisé a mi prima y a Lali sentadas al lado de un Harry, mi abogado. Mi fiel abogado. Quizás mi padre se haya apiadado y lo haya contactado.

  Del otro lado, divisé a Martínez, sentado al lado de su abogado. Sonreí para mis adentros al ver el estado en el que estaba. La felicidad que recorrió mi cuerpo fue muy gratificante. Eso significaba que yo no había pasado una noche dentro de esta cárcel en vano.

Sentados detrás estaban Nicolás y Gastón, los miré a ambos y los dos sonrieron contentos. 

Algo me decía que yo ya estaba salvado.

—Comencemos —dijo el juez.

  Me sentaron al lado de mi abogado y al instante mi prima me abrazó. No pude devolverle el gesto pues tenía las esposas en las manos

—El acusado, es el señor Peter Lanzani de 19 años de edad, por atentado físico al señor Pablo, que es el demandante. Pido a los abogados que se acerquen al estrado…

  Nuestros abogados se levantaron y se saludaron con una apretada de manos. Volvieron su vista al juez, dijeron algo en voz baja y Harry se volvió a sentar. Me quitaron las esposas.

— ¿Crees que salga? —le pregunté en voz baja.

—Si creen todo lo que dirá la señorita Esposito, lo más probable es que si —me contestó.

—¿Y qué es lo que va a decir? —dije intrigado.

—Ya lo veraz —dijo Harry con una leve sonrisa.

Giré mi cabeza para mirar a Lali. Su mirada se cruzó con la mía, pero al instante la apartó.

Ella no solo es mi perdición, sino que ahora también le voy a deber la libertad.

¡Esto es increíble!

—Llamo a declarar al señor Pablo —habló su abogado.

Martínez se puso de pie, y un poco rengo se acercó al estrado.

Se sentó y un hombre con un libro se acercó a él.

—Jura decir la verdad, y nada más que la verdad—dijo él hombre.

—Sí, juro —dijo Martínez y apoyó la mano sobre el libro.

—Señor Martínez, ¿Hace cuanto que conoce al señor Lanzani?—le preguntó.

—De nombre hará un año —dijo él y me miró —Así como persona, un mes aproximadamente.

— ¿Tenían una buena relación?

—Ni buena ni mala, apenas trataba con él.

—Mal nacido —musité.

— ¿Qué pasó ayer por la tarde? —le preguntó su abogado.

—Yo estaba caminando por el jardín de la Universidad, entonces divisé a Peter… me acerque a él y lo saludé amablemente—dijo aquel infeliz —Entonces, comenzó a insultarme, a decirme cosas sobre... –se detuvo y miró a Lali – No importa... y luego me golpeó.

— ¡Eso no fue así, infeliz! —rugí poniéndome de pie.

—Señor Lanzani, le voy a pedir que guarde silencio—me advirtió el juez.

Soltando un gruñido me senté en mi lugar.

— ¿Entonces usted asegura que el señor Lanzani lo atacó sin motivo alguno? —le dijo el abogado.

—Sin ningún motivo —aseguró el mal nacido.


43 comentarios:

  1. Que HDP es Pablo. Dioss!! Lo odio. Seguila me encanta

    ResponderEliminar
  2. Ay que forro HDP es Pablo!. Qué bronca!. Por fa seguí amo tu novela :)

    ResponderEliminar
  3. Mas más más más más más más más más más as más más más más más

    ResponderEliminar
  4. nove nove nove nove nove

    ResponderEliminar
  5. masmasmasmasmasmasmasmasmas

    ResponderEliminar
  6. mas novela por favor :D

    ResponderEliminar
  7. me encanta esta buenísima la nove
    que dira lali en contra de pablo????

    ResponderEliminar
  8. mas mas mas mas mas mas

    ResponderEliminar
  9. ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
  10. MAS NOVELA POR FAVOR !!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. otro cao
    esta muy buena la nove me encanta

    ResponderEliminar