Idioma

lunes, 22 de julio de 2013

CAPITULO 24

Holaaaaa chicaaas!! Como he visto que había varios comentario voy a ser buena y os voy a subir otro capitulo :) Pero ya sabeis, si quereis mas comentar mucho mucho!! Besosss!!


—Ahora si —dijo en medio de un bostezo —Bueno Lanzani, me voy a dormir. Te veo el lunes. Adiós.

Colgó el teléfono dejándome con la palabra en la boca. Te veo el lunes.


¡Mierda! Tendré que darles a esos dos perros sus 400 dólares.


  ¡Dios! ¿Por qué tienes que ponerme a una difícil en el camino? ¿Acaso no soy un buen cristiano? Me puse de pie y caminé hasta mi habitación. Me saqué aquel molesto traje y me puse cómodo para dormir. Me acosté en la cama mirando fijamente al techo.

"Flash back"

—¿Playa o montaña? —pregunté.

—Depende —contestó.

—¿De qué?

—¿Esa es otra pregunta? —preguntó.

—¿La vas a contar como pregunta? —le dije. Sonrió.

—Si —dijo asintiendo.

—Eres tramposa.

—Depende de la persona con la que vaya. Si estoy con amigas, prefiero ir a la playa. Y si estoy con alguien especial, preferiría ir a la montaña.

—¿Por qué?

—Van cuatro, señor Lanzani.

—Lo sé, lo sé. Pero prefiero saber.

—Lo mejor de tener frío, es poder entrar en calor.

"Fin del Flashback"

Sonreí levemente al recordar su interesante respuesta. Cerré los ojos e intenté dormir.

  Me desperté por un terrible sonido que vibraba y sonaba al lado de mi oreja. Gruñí frustrado y giré sobre el colchón para tomarlo. Lo acerqué a mi oído.

—¿Hola? —dije con voz rasposa ya que recién me despertaba.

—Suripanta, ¿estabas durmiendo? —me preguntó él.

—¿Y tú qué crees Nicolás?

—Lo siento, lo siento —se disculpó —No pensé que estarías dormido a estas horas.

—¿Qué hora es? —le pregunté, mientras me sentaba en la cama.

—Son las 12 —dijo.

—¿Las 12?

—Si, si y no digas que eso es temprano, porque no lo es. Mueve tu maldito trasero y ven a abrirnos la puerta, que el maldito café me está quemando las manos —me dijo Gastón.

—¡Ya voy! —me quejé y colgué el teléfono.

  Me puse de pie y salí de la habitación, caminé por el pasillo y llegué a la puerta. La abrí y ellos dos estaban allí parados. Giré y volví a caminar hasta la habitación, me volví a tirar en la cama.

—¡Oye! ¿Dónde están las tazas? —me preguntó desde la cocina Gastón.

—¡Por ahí! —le respondí cerrando de nuevo mis ojos.

Escuché como la puerta se volvió a abrir, de seguro esa era Tina. Mi nana.

  Tina me cuida desde que tengo memoria, y es la que se encarga de mantener limpio mi departamento los fines de semana.

—Buen día chicos —escuché su dulce voz.

—Hola Tina, ¿Cómo estás? —le preguntó Nicolás.

—Bien pequeño —le contestó ella —¿Quieren que les prepare el desayuno?

—Si, por favor —imploró Gastón.

—¿Dónde está Peter? —escuché que preguntaba por mí.

—Nos abrió la puerta y volvió a acostarse —me acusó el pelado.

—¡Juan! ¡Levántate ahora mismo! —me llamó por mi primer nombre, y solo lo hacía cuando elevaba la voz conmigo. Si no siempre era su pequeño Peter.

  Sin abrir los ojos me puse de pie y bostezando salí de la habitación. Un olor a medialunas recién hechas entró por mi nariz. Me acerque hasta Tina y la abrace por la espalda.

—Buen día, nana —le dije y besé su cabeza.

—Buenas tardes diría yo —me reprochó, mientras yo saludaba con un apretón de manos a mis amigos, y me sentaba en la mesada frente a ella.

—No es tan tarde —dije mirando el reloj, que apenas marcaba las 12:10 del medio día.

  Ayer me había costado dormir, más de lo que deseaba pensando en… ella. Tomé una de las medialunas que mi nana había traído y le di un mordisco. Ella me miró.

—¿Te has lavado la cara? —me preguntó. Negué con la cabeza —¡Ni siquiera has entrado al baño Juan Lanzani! ¡Ahora mismo, ve…!

—Bueno —dije con la boca llena y me puse de pie para ir al baño. Escuché como esos dos se reían por lo bajo —Ustedes, vengan.

Miraron a Tina y luego me miraron a mí, caminé y me siguieron. Entré al baño y ellos dos se apoyaron en la puerta, mientras veían como me lavaba la cara y los dientes.

—¿Cómo te fue ayer? —me preguntó Gas.

—Igual que siempre —contesté —Solo gente importante y aburrida…

El sonido de su risa, retumbo en mi cabeza.

—¿No había nada interesante, nada… apetecible?

—Ah si —hablé haciéndome el que recién lo recordaba—Me encontré con Lali.

—¿Con Lali? —dijo asombrado Nicolás.

—¿Y qué pasó? —dijo Dalmau.

—Nada, solo hablamos un poco… Es una chica muy inteligente, a comparación con todas aquellas mujeres de la Universidad, ella si tiene temas del cual hablar.

  Salí del baño y me dirigí a mi habitación. Ellos entraron detrás de mí, busqué una cosa y me giré a verlos. Estiré mi mano y les entregué dinero. Ambos fruncieron el ceño, y Gastón lo tomó con cuidado.

—¿Qué es esto? —me preguntó Gas.

—Dinero —le dije.

—Ya lo sé, pero ¿para qué nos das esto? —preguntó de nuevo él, mientras Nico tomaba la plata y la contaba.

—Aquí hay 1000 dólares —aseguró al instante el pelado.

—Repártanlos entre los dos —les dije y miré sus rostros desconcertados —Ahí está el dinero de algunas cosas que les debía y de…

Dejé de hablar, ya que me costaba admitir aquello.

—Espera un segundo —me detuvo Gastón —¿Aquí están los 400 dólares de la apuesta que hicimos por Lali, verdad?

—Si —dije por lo bajo.

—¿Pero si la apuesta caducaba el lunes? —Dijo Nicolás y me miró —Oh, ya se… Ya sabes de ante mano que no vas a poder con ella.

  Lo miré exasperado. Ellos dos rieron y chocaron sus manos para luego guardar el dinero en sus billeteras.

—¿Qué pasó Lanzani? —me habló Gas con una enorme sonrisa —¿La chica es más complicada de lo que creías?

—Es más inteligente de lo creía —le aclaré.

  Salimos del cuarto y nos acercamos a Tina que ya tenía todo el desayuno preparado. Nos sentamos en la mesada y ella nos puso una taza de café a cada uno.

—¿Quién es Lali? —preguntó. La miré mientras tomaba café.

—Una chica de la Universidad —le contestó Gastón.

—Nada importante —agregué.

—¿Apostaste algo por ella? —me dijo mirándome fijo.

—Si —miré a mis amigos, que solo miraban para otro lado —Pero… aposté que ella no tenía novio, y si lo tiene.

—Por lo que sea, sabes que no es correcto apostar…vas a volverte un jugador compulsivo —dijo ella.

—Nana, me conoces y sabes que no sería capaz. Es solo algo entre nosotros.

—Si Tina, tranquila… no dejaremos que el pequeño Peter se vuelva un adicto al juego —la consoló Nicolás.

  Terminamos de desayunar y me fui a bañar, mientras Gas y Nico se quedaron en la cocina ayudando a Tina. Me di una refrescante ducha y me cambié, rápidamente. Algo cayó al suelo, me agaché a ver y era mi celular. Lo tomé.

—No lo sé, quizás vaya a trabajar. Tengo que sacar las fotos del mes. Y debo ver a Pablo…

Hoy iría a lo de su madre para hacer las fotos del mes…

—Oye niño, podías ser un muy buen modelo…

  Las palabras de Gimena llegaron a mi cabeza. ¡Oh, ya se! Iré a verla para que me de trabajo allí y de paso podré ver a la morena en su lugar de trabajo.

Salí de la habitación y miré la hora. Ya eran la 1 de la tarde, tenía que darme prisa.

—¿Qué haremos hoy? —me preguntó Nicolás.

—No se ustedes, pero yo tengo que ir a un lugar —le dije mientras tomaba las llaves de mi moto.

—¿Nos vas a dejar? —dijo Gastón.

—Si mi vida —dije burlonamente, como si le estuviera hablando a una chica —Tengo otras cosas que hacer…

—No seas imbécil —me amenazó.

—Ya, ya —dije divertido —A la noche los veo, y vamos al bar a jugar un poco…

—Está bien suripanta —me dijo Nicolás —Ve a hacer travesuras…

Me acerqué a Tina y besé su cabeza.

—Adiós nana.

—Adiós pequeño, cuídate —me dijo.

—Siempre lo hago —dije y salí de allí.

  Busqué mi moto y me subí en ella para ir a aquel lindo lugar, en busca de un poco de diversión. Llegué más rápido de lo que esperaba, me bajé y caminé hasta dentro. La mujer de recepción me miró bien, y su boca quedó como abierta.

¿Lo ven? ¿Ven lo que causo en cada lugar al que entro?

—Buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarte? —me preguntó.

Me quité mis anteojos de aviador, y la miré con una pequeña sonrisa.

—Necesito ver a la señora Gimena Esposito —le dije.

—¿Tienes una cita? —dijo.

—Linda, no necesito citas para ver a Gimena —dije con toda la confianza del mundo —Levanta ese teléfono y dile que soy Peter, el amigo de su hija.


10 comentarios:

  1. Dios es mas terco que nada. Seguilaa!!

    ResponderEliminar
  2. masmasmasmasmasmamasmasa

    pasense por mi blog: canoveslaliter.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. masmasmasmasmasmasmas

    ResponderEliminar
  4. sube mas me encanta como va hasta el momento la novelas

    ResponderEliminar
  5. nove nove nove nove nove nove

    ResponderEliminar