Idioma

viernes, 2 de agosto de 2013

CAPITULO 45

Holaaaa chicaaas!! Bueno aqui esta el 45 como prometi :):) Para el rock laliter no queda mucho creo que 2 o 3 capitulos!! Este capitulo tiene de todo y cuando digo de toso ES de todo... muuuy laliter!! Comentar mucho besos!! P.D: Me encantaron los comentarios!!


—No quiero que vengas por mí, solo te quiero en mi cama, en mis brazos, debajo de mí…

Sentí como alguien me quitaba el teléfono, me giré a verla.


—Lali soy Susan, no sé si te acuerdas de mí, pero Peter está aquí en el bar de siempre.



Miré como terminaba de hablar y colgaba el teléfono. Me miró fijo.

— ¿Por qué me sacaste el teléfono? —le pregunté.

—Porque creo que ya te estabas pasando —me dijo.

—Tenía que decirle lo que pensaba —me defendí—Ahora dame un poco más de vodka.

—No —sentenció.

— ¿Por qué?

—Porque ya viene por ti, y ya no te voy a dar de tomar…

—Bueno, como quieras. Déjame pagarte lo que consumí, ¿Cuánto es? —pregunté mientras medio confuso sacaba mi billetera.

—Tampoco —me dijo.

— ¿Tampoco? ¿Por qué nadie hace lo que yo quiero?

—No voy a cobrarte, porque sé que estas mal y has venido aquí con el fin de olvidar. Pero no has podido, así que… esto va por mi cuenta.

—Eres lo más cercano a una hermana mayor que he tenido en toda mi vida —dije melancólico.

—No te pongas sentimental conmigo, por favor —dijo divertida.
  
  Asentí con la cabeza y escuchamos como la puerta del bar se abría. Me giré a ver y ella me miró fijo. Rápidamente se acercó a mí.

— ¡No puedo creer que hayas llegado a estar así! –me retó nerviosa.

—Hola cariño —le dije divertido. Revoleó los ojos y miró a su Susan.

—Muchas gracias Susan —le dijo.

—No es nada linda, llévatelo y… cuídalo. Está un poco sensible —le dijo ella.

  Sentí como una de sus manos rodeaba mi brazo, entonces la miré fijo. Me hizo poner de pie y cuando lo hice, sentí que iba a caerme de cara al suelo. Ella colocó mi brazo alrededor de su cuello y me sujetó por la cintura.

—Lali, ¿quieres que le diga a alguno de los chicos que lo lleve hasta afuera? —le preguntó Susan.

—No Susan, así estamos bien. Muchas gracias —le dijo ella y comenzó a caminar —Por favor, has el esfuerzo de caminar y no quebrarme el cuerpo.

—Lo estoy haciendo —le dije. Salimos afuera del bar y el frío viento de la noche erizó mi piel. 

  ¿En qué momento se había hecho de noche? Divisé a Betty, y dirigí mis pasos para allí, pero Lali me empujaba hacia un auto. Su auto.

—No —dije y me solté de ella. Me tambaleé un poco, pero me pude mantener de pie —Yo tengo que irme en Betty.

—Estás completamente loco si piensas que te voy a dejar subirte a esa cosa en este estado.

—Betty no es una cosa.

—Lo que sea. Ahora mueve tu trasero al auto.

—¿Qué pasará con Betty? —dije mirando a mi moto.

—Susan la cuidara y mañana, mandaremos a Gastón y a Nico por ella ¿si? – me dijo. La miré fijo a los ojos por unos cuantos segundos.

—Te odio por ser así de hermosa Lali —le dije.

—Luego discutimos tu odio, ¿vamos? —preguntó. Asentí con la cabeza y caminé con cuidado hasta el lujoso auto. Ella me abrió la puerta y me senté pesadamente en el asiento de atrás, la cerró y entonces me acosté. Mi cabeza giraba, así que tenía que estar acostado. Ella se subió y comenzó a andar. Abrí un ojo y miré hacia su asiento. No podía ver su silueta, pues el asiento es más grande que ella, y ninguna parte de su cuerpo sobresale por algún costado.

Entonces me forcé a sentarme. Ella me miró a través del espejo retrovisor.

—¿Cuál es tu problema? ¿Qué necesidad tienes de terminar ebrio? – me preguntó.

—Mi problema eres tú, así que si alguien tiene la culpa de mi estado en este momento, esa eres tú —le dije.

  El coche se detuvo en una banquina. La miré extrañado. Se giró a verme y se quitó el cinturón de seguridad. Sin ningún problema se pasó atrás. La miré más extrañado que antes.

—Así que, yo soy tu problema —me dijo.

—Si —dije asintiendo.

—Y para que todos tus problemas se fueran, yo tendría que acostarme contigo.

—Podría ser.

—Entonces lo haré.

—¿Qué?

—Eso, que me acostaré contigo, como tanto lo deseas.

  Se inclinó hacia mí y tomó mis labios en un acalorado beso. Mis ojos estaban abiertos, por la sorpresa de su comportamiento, pero no tardaron en cerrarse y en responder a ella. Gruñí mientras sentía como se subía a horcajadas sobre mí, y su lengua bailaba caliente junto a la mía. Sus manos se enterraron en mis cabellos y con cada movimiento me acercaba más a ella.

—Lali —dije agitado cuando ella comenzó a mordisquear mi mandíbula y llegaba hasta mi oreja.

—¿Qué? —susurró y un escalofrío recorrió mi espalda.

—Estamos en un auto —le dije sobrexcitado. Ella se alejó un poco de mí y sin decir nada me quitó la remera. Comenzó a besar mi cuello y comenzó a bajar su lengua por mi pecho.

—¿Y desde cuando te importa el lugar? —preguntó y volvió su boca a mis labios.

—No, no es que me importe, pero… al diablo —dije y la tomé de la nuca para acercarla más.

  Con una mínima capacidad de movimiento, logré girar sobre ella y apresarla debajo de mí. La miré fijo a los ojos, respiraba agitada y el color de sus labios era de un rojo intenso por la presión de nuestras bocas.

—No te detengas, sigue —me habló.

  Volví a capturar sus labios, y soltó un leve gemido que logro enloquecerme rápidamente. Bajé mis labios de los suyos, a su cuello. Comencé a desabrochar los botones de su camisa, mientras depositaba pequeños besos en lo que había visible de su piel. Una de sus manos bajo caliente por mi espalda, quemándome por dentro.

Si, iba ser mía, ahora ella iba a ser solo mía…

—Peter, ¡Peter! —abrí mis ojos algo sobresaltado. Miré a mí alrededor y estaba acostado en la parte de atrás del auto. Miré al frente y la vi parada con la puerta abierta – Llegamos a tu casa, sal del auto.

Solo había sido un sueño. Un maldito sueño.

— ¿Por qué me despertaste? —Le pregunté mientras lograba sentarme —Te estaba por hacerte mía en mis sueños…

Entrecerró los ojos y me miró mal.

—Eres un sucio —me acusó.

  Me ayudó a salir del auto, y me ayudó a caminar hasta mi departamento. El sabor de sus labios había sido tan real, que puedo jurar que eso no había sido un sueño. Llegamos y ella abrió la puerta. Al parecer no había nadie.

— ¿Dónde está Rochi? —le pregunté.

—Debe estar por ahí, no lo sé —me dijo ella con dificultad ya que casi podía decirse que me estaba arrastrando hacia dentro— ¿Podrías ayudarme un poco? Si no te has dado cuenta pesas el doble de lo que peso yo, y no puedo cargarte…

  Me incorporé bien y ella suspiró. Caminamos hasta el cuarto. Al fin iba a dormir en mi cama. Entramos y ella me ayudó a acostarme. Suspiré aliviado.

—Bueno, ya estas sano y salvo en casa. Ya me voy—me dijo.

—No, no te vayas —le pedí.

—Tengo que irme, Peter…

—Quédate hasta que me duerma, por favor —le rogué.

—Está bien —dijo soltando un suspiro.

  Se sentó en el suelo, Justo a mi lado. La miré fijo a los ojos, y traté de entender mi necesidad de que se quedara.

—¿Puedes darme tu mano?

  Despacio levantó su mano y tomó la mía. Sus fríos dedos se entrelazaron con los míos, que estaban calientes. Su mano era el doble más pequeña que la mía, el doble de frágil y el doble de suave…

  Cerré los ojos y acerqué nuestras manos a mi pecho. Quizás así no se pueda ir cuando me duerma, o quizás si.

  Comencé a despertarme porque mis ganas de ir al baño me estaban llamando. Cuando sentí que mi cabeza despertaba, sentí un terrible dolor allí. Cerré los ojos con fuerza, para persuadir un poco al dolor. Y entonces sentí que algo estaba entrelazo con mi mano. Abrí un ojo y miré que era. Era otra mano. Entonces levanté la cabeza y la vi allí.

  Sentí como mi corazón se aceleraba al ver que ella estaba allí, con la cabeza apoyada sobre el borde del colchón, y con los ojos cerrados. Se quedó, no se fue. Me puse a mirarla fijamente, me puse a observar las delicadas líneas de su rostro. Intenté buscarle algún defecto, como tantas veces, pero no lo tiene. Ella simplemente es perfecta. Levanté mi otra mano y con cuidado acaricie su mejilla. Se movió un poco y arrugó la nariz, pero no se despertó.

—Arriba Peter, ya traje a Betty y...

—Shhhhhhh —le dije cuando lo vi entrar. Gastón me miró bien – Cállate que vas a despertar a la bella durmiente.

—¿Qué hace ella ahí? —me preguntó en voz baja.

—Me cuida —le dije con una pequeña sonrisa.

  Soltando su mano con cuidado me levanté de la cama. La alcé en brazos y la acosté en la misma, para que pudiera seguir durmiendo, un poco más cómoda. Salimos con Gastón del cuarto y caminamos hasta la cocina. Fruncí el ceño extrañado al no ver a Tina por ahí.

—¿No has visto a Tina? —le dije a mi amigo.

—¿Sabes qué hora es? —me dijo él. Negué con la cabeza —Peter, son casi las 5 de la tarde. Tina se fue hace una hora.

—¿Qué? ¿Las 5? —dije sin poder creerlo.

—Si, dormiste como nunca —dijo divertido.

  Nos acercamos a la mesada y nos preparamos un café. Tal vez con eso, este terrible dolor de cabeza se me iría de una vez. Estuvimos hablando un poco más, hasta que los dos sentimos los pasos de alguien. Miramos hacia el pasillo y venía caminando hacia la sala. Sonreí levemente…

—Adiós —dijo por lo bajo y pasó de largo hasta llegar a la puerta.

La abrió y salió dejándome totalmente desconcertado.

Me puse de pie, y me estaba por salir detrás de ella, hasta que Gastón me detuvo.

—Oye, oye —me dijo haciendo que lo mirara —Si se fue así es por algo… déjala.

—Pero… no, no puedo dejarla…

Intenté caminar de nuevo, pero Gastón me volvió a detener.

—Déjala… se fue, ya está. Ella necesita pensar…déjala —me dijo.

  Gruñí por lo bajo y volví a sentarme para terminarme el café. Luego de unas dos horas Gas decidió irse. Y en esas dos horas, Lali no había salido en ningún momento de mis pensamientos. La forma en la que se había ido me tenía bastante confundido. Tomé mi teléfono y marque el número de su celular.

—Soy Lali, y en este momento no puedo atenderte. Deja tu mensaje, que luego de que lo escuche te devuelvo la llamada…

  Colgué y maldije por lo bajo. Tenía el celular apagado. Volví a darle tono al teléfono y marqué el número de su casa. Sonó, sonó y sonó, pero nadie contesto. Al parecer tampoco estaba en casa.

—¡¿Dónde diablos estas?! —dije algo nervioso. Entonces volví a darle tonó al teléfono y marqué el número de mi prima. Sonó una, sonó otra.

—¿Hola? —me dijo al atender.

—Rochi—le dije.

—¡Al fin tienes la consideración de llamarme! —Me dijo elevando un poco la voz —¿Por qué demonios haces esas cosas Peter? ¿Cuántas veces te dije que embriagarse por ahí no es la solución a ningún problema?

—¿Acaso la privacidad de una borrachera ya no existe? —le dije. Ella me dijo unas cuantas cosas más, pero que las pasé por alto.

Lo único que quería era saber de ella —¿Sabes donde está Lali?

—¿Lali?

—Si, Lali —dije algo nervioso.

—Se fue a un spa con Gimena, estaba bastante estresada —me dijo. Suspiré aliviado. Ella estaba bien…

—Pero ella, ¿está bien, verdad? —le dije.

—Si, estaba un poco con dolores de nuca, pero por lo demás estaba bien —dijo ella. Y si, durmió sentada —Dijo que mañana iría a la Universidad un poco más tarde, ya que se quedarían toda la noche allí.

—Bueno prima, gracias por la información —le dije.

—De nada primito, dentro de un rato voy a casa. Estoy con Euge haciendo unas cosas, ¿sabías que tu amiguito Nicolás le pidió de ser la novia? —me dijo. Entonces sentí mi corazón detenerse.

—¡¿Qué?! —le pregunté sin poder creerlo.


53 comentarios:

  1. me encanto subi otroo

    ResponderEliminar
  2. ++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
  3. masmasmasmasmasmasmasmas

    ResponderEliminar
  4. ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! MAS MAS MAS!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja el sueño de Peter!. Más por favor!

    ResponderEliminar
  6. jaJajajaja mató el sueño de Peter! Más

    ResponderEliminar
  7. "Estaba por hacerte mía en mis sueños" Jajajaja Peter es lo más!. Seguí subiendo :)

    ResponderEliminar
  8. ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
  9. sube otro capitulo xfavor

    ResponderEliminar
  10. me encanta sube otro cap

    ResponderEliminar
  11. me mata peter zarpado

    ResponderEliminar
  12. masmasmasmasmasmasmas

    ResponderEliminar
  13. novenovenovenovenovenove

    ResponderEliminar
  14. MAS NOVELA POR FAVOR

    ResponderEliminar
  15. sube otro cap HOY xfa :)

    ResponderEliminar
  16. ++++++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
  17. masssssssss
    me encanto el cap

    ResponderEliminar
  18. sube mas me encanta la novela

    ResponderEliminar
  19. sube otro hoy por favor

    ResponderEliminar
  20. mas nove mas nove mas nove

    ResponderEliminar
  21. mas mas mas mas mas mas mas mas mas mas mas

    ResponderEliminar
  22. ++++++++++++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar